Cuidado: La cosa no va como estaba previsto

Hemos pasado una semana complicada en la que el sentimiento de los inversores fue de más a menos. El Ibex 35 cerró la pasada semana cayendo un -2,3% y en el cómputo del año ya hemos pasado del verde al rojo (recordemos que en la primera semana del 2021 subió un +4%). En estos cinco días Reino Unido ha caído -0,60%, Francia -0,93%, Italia -1,31%, en cambio Alemania gana +0,63% y Euro Stoxx 50 +0,08%. En Estados Unidos el S&P 500 +1,94%, Dow Jones +0,59% y Nasdaq +4,19%.

Los sectores que más han sufrido han sido el bancario y el turístico con el operador TUI (DE:TUIGn) cayendo el viernes un -17% (por el temor a un cierre de fronteras en Reino Unido y la incertidumbre sobre las reservas en verano), la aerolínea Lufthansa (DE:LHAG) un -2,7% , IAG (MC:ICAG) un -4%, Amadeus (MC:AMA) – 1,3% y Meliá Hoteles (MC:MEL) -2,6%. De hecho, el índice Stoxx 600 Travel & Leisure PR se ha dejado un 2% en la semana.

¿Y por qué de pronto estos sectores se han visto envueltos en una presión vendedora? Pues porque hasta ahora los inversores quisieron obviar el corto plazo y centrarse en el medio plazo, no querían que los árboles les impidieran ver el bosque y sus miradas estaban puestas en el verano esperando que la llegada de las vacunas y el proceso de vacunación comenzara a arrojar buenos resultados en la lucha contra el Covid-19 en cuanto a número de contagiados, de fallecidos y también en lo referente a la recuperación económica.

Pero… La cosa no va como estaba previsto. La tercera ola es una realidad, más virulenta si cabe que las dos anteriores, encima se une que la famosa cepa británica que es más contagiosa ya se da por implementada en Europa. Como resultado tenemos que el ritmo de infecciones y decesos va incrementándose exponencialmente. A ello sumemos que el ritmo de vacunación va mucho más lento de lo planeado inicialmente. Total, que la recuperación económica se retrasará y volverán las cancelaciones de celebraciones que dejan un buen dinero (Semana Santa, Ferias, etc), y claro, el sector turístico es el que sale más lastrado por ello.

Sé que hay que tener cuidado a la hora de primar salud o economía. Pero el PMI de Europa ha caído de 49,1 a 47,5 y se aleja de la barrera de 50, con lo que salir de la contracción se va haciendo más complicado. Y en el caso de España, estamos como estamos sin haber confinamiento, imagine si hay que volver a cerrar el país…

Pero no todas las Bolsas están igual, Asia se sale, de hecho en Japón se espera que el PIB tenga una subida del 3,9% en 2021 y claro, entre que el Covid lo tienen mejor controlado que en otras partes, que los tipos de interés seguirán en mínimos y se mantendrán las compras ilimitadas de deuda pública y el Banco de Japón no va a dejar de intervenir, pues tenemos al Nikkei subiendo en lo que va de año un +4,79%, sólo superado por el CSI 300 de China que sube +6,80%, aunque el Shanghai Composite cayó un -0,4% el viernes retrocediendo desde los máximos de 5 años alcanzado el jueves pero cerrando con ganancias de +1,11% en la semana. ¿Y esto es mucha subida? Hombre, si lo comparamos con el +2% del Euro Stoxx y el S&P 500 en torno al +3% y el Ibex en negativo, pues sí, es un gran comportamiento en tres semanas.

¿Y el sentimiento de los inversores? Pues en 2020 el nivel medio de pesimismo en la encuesta semanal de sentimiento de los inversores (AAII) fue el cuarto más alto de la historia (38,8% de media) y fue el nivel medio más alto de pesimismo para un año natural completo desde 2009 (cuando fue de 41,9%). Alcanzó el 51% a principios de marzo y se mantuvo por encima del 40% hasta septiembre.

Y atentos a los mercados emergentes, que este año será bueno para ellos aprovechándose de la debilidad del dólar. De hecho, se observa entrada récord de dinero.

El petróleo sí ha acusado, en cambio, las restricciones de movimientos y desplazamientos durante la celebración del Nuevo Año Lunar, ya que ello pues afecta negativamente la d4emanda del oro negro.

Es una realidad, los hedge funds aumentaron las posiciones bajistas en el billete verde a la vez que aumentaron las posiciones alcistas sobre la libra al máximo desde octubre, y sobre el euro y los dólares australianos y neozelandeses. Es más, los datos de CFTC muestran las apuestas más bajistas contra el dólar en casi una década. Un dato anecdótico: la correlación inversa entre el dólar y el S&P 500 ha estado en máximos de varios años desde el comienzo de la pandemia y sigue siendo la más fuerte desde 2016. los datos de la CFTC muestran las apuestas más bajistas contra el dólar en casi una década.

Si ven el gráfico es sencillamente genial. La resistencia de 2016 fue tocada en 2020 actuando con éxito, ya que impidió seguir subiendo. Y el soporte de 2018 está ahí, a puntito de ser tocado.

Leave a Comment

Your email address will not be published.