El Banco Mundial espera una crisis de deuda

Alguna vez vendrá el lobo, de tanto mentarlo. No lo dude. Salvo que se obren milagros, que solo existen en la mente de algunos, la deuda explotará en manos y pies de todos los gobiernos. La pandemia, surgió cuando nadie la esperaba, ¿o sí? Y con ella, la flexibilización de los porcentajes déficits permitidos y un incremento brutal de ellos por los gobiernos. A esto se unen medidas de apoyo por los bancos centrales, por los siglos de los siglos. Antes de decir Amén, resaltar la poca eficacia de las QE, al menos hasta ahora, después de varios años de su puerta en marcha, y la ineficiencia de los Gobiernos, en su mayoría, a la hora de redistribuir el dinero que llega a los respectivos Presupuesto de dentro y de fuera. Por eso nadie debe rasgarse las vestiduras cuando el Banco Mundial dice que espera una crisis de deuda. “Es evidente que algunos países no pueden pagar la deuda que han contraído. Los enormes déficits presupuestarios y los pagos de la deuda están abrumando a estas economías. Los bancos están teniendo dificultades debido a los préstamos incobrables”.

¿Puede un país quebrar? ¿Qué hacer con mis ahorros?

Son dos de las grandes preguntas que perduran desde hace meses a propósito de la crisis de la deuda soberana. “Sí, un país puede quebrar, como veremos a continuación, del mismo modo que quiebran empresas y familias. EE.UU., nación joven, quebró en 1929. Reino Unido ha quebrado varias veces en los dos últimos siglos, lo mismo que España, Holanda o Italia. El sudeste asiático ha tropezado con algunas quiebras, como Latinoamérica ¿China? ¡Vaya usted a saber!, me dice un experto, que añade “de China no sabemos nada”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *