El crecimiento puede matar la Bolsa. Cuanto peor, mejor

Cuanto peor, mejor para la Bolsa. ¿Y esto por qué? Porque hasta ahora se ha considerado a la Bolsa con anticipador del futuro, aunque sus predicciones fallan más que una escopeta de feria. En cualquier caso, bancos de reputación confirmada señalan que el principal riesgo para las acciones es una fuerte recuperación económica. Huele a chamusquina y estén atentos a la jugada. Vuelven los viejos lemas, como el que asegura que cuanto peor para la economía, mejor para los mercados. Estamos a merced, por ahora, de los bancos centrales. De no ser así, el lema sería diferente: cuando peor para la economía, peor para los mercados. Las autoridades monetarias de EE.UU. desearían, por ejemplo, poder normalizar la política cuanto antes, en respuesta a una tracción económica solvente, pero está siendo muy esquiva. Subir tipos a una economía tan hiper endeudada causaría problemas de repago, al PIB en un crecimiento basado en el aumento de crédito, encarecerá las deudas del propio gobierno, lanzará al dólar a máximos plurianuales dañando de nuevo a la economía, etcétera. No será sencillo. Menos aún cuando cuidar de la salud del mercado de acciones es uno de los principales objetivos y el combinado sobre valoraciones- fragilidad interna es difícilmente sostenible.

“No entiendo mucho de Bolsas ni de Mercados, pero se me abren las carnes cuando observo cómo Sociedad vs Bolsa; Bolsa vs Sociedad viven vidas separadas. El desacoplamiento es total y el fenómeno se repite de manera reiterada desde hace diez años. Desconexión, inconexión, desunión, disociación, escisión, aislamiento. Llámelo como usted quiera. Hasta hace pocos meses entendí, a mi manera, que lo que es bueno para la economía es malo para la Bolsa, y al revés”.

“Todo, por el valor implícito de la prima de riesgo y el peso de los tipos de interés en las valoraciones bursátiles. Estas variables siempre van en dirección contraria a la de los índices. Llegó el momento, sin embargo, del aplanamiento de la prima de riesgo, aunque aún cuenta con potencial recorrido a la baja, y con tipos de interés negativos y bla bla bla. Nunca entenderé la desconexión endémica entre Bolsa y Economía ¿Y usted?”, me escribe L. P., inversor en Bolsa

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *