El repunte del dólar continúa al superar el rendimiento de los bonos el 1,6%

Los inversores tienen un apetito voraz por los dólares estadounidenses este mes, ya que el índice dólar ha registrado máximos de cuatro meses. Durante el fin de semana, el Senado aprobó un proyecto de ley de estímulo de 1,9 billones de dólares que se espera que apruebe la Cámara de Representantes mañana y que lo firme el presidente Biden antes del final de la semana. La aprobación de este proyecto de ley ha sido esperada con impaciencia y ahora que es más o menos un hecho, los inversores están empezando a pensar en cómo se gastarán los cheques de estímulo.

Los cheques de estímulo de 600 dólares enviados a finales del año pasado salvaron las ventas minoristas de enero. Esta vez, los individuos y familias que cumplan los requisitos recibirán un cheque único de 1.400 dólares, más del doble del último pago. Los criterios se han ajustado, pero según la Casa Blanca, aproximadamente el 98% de las personas que recibieron el pago anterior recibirán el nuevo. Esto se suma a la ampliación de las prestaciones por desempleo y de los créditos fiscales por hijo. Toda la demanda acumulada se combinó con la expansión de la distribución de vacunas y que los CDC dicen que las personas vacunadas pueden reunirse en interiores con seguridad, así que la economía podría recibir un impulso aún más fuerte de esta ronda de estímulos.

Las acciones de Estados Unidos y el dólar estadounidense se dispararon en respuesta, subiendo el Dow Jones de Industriales más de 300 puntos. El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años también superó el 1,6% intradía, nivel que hemos dicho que es consistente con un USD/JPY por encima de 109. El dólar estadounidense debería conservar sus ganancias cuando se publiquen los datos de precios al consumo el miércoles. El rendimiento de los bonos ha aumentado este año ante las preocupaciones en torno al aumento de las presiones sobre los precios. Con los precios del petróleo y el gas subiendo en febrero, el crecimiento de los precios al consumo podría superar la previsión del mercado del 0,3% y si lo hace, el dólar estadounidense podría registrar nuevos máximos.

En vista de eso, el par EUR/USD es uno de los pares de divisas más vulnerables esta semana. Además de la demanda continua de dólar estadounidense, la prudencia del Banco Central Europeo podría llevar el par a nuevos mínimos de cuatro meses. El EUR/USD comenzó la semana a la baja, cayendo por sexto de los últimos siete días de negociación. Una caída inesperada de la producción industrial de Alemania ha contribuido al movimiento, pero fueron factores más generales en las operaciones de esta semana los que ampliaron las pérdidas del par. Entre el lento despliegue de vacunas, los largos confinamientos y el aumento del rendimiento de los bonos, el BCE tiene mucho de qué preocuparse. En esta etapa, no hay duda de que la eurozona no estará a la altura de la recuperación estadounidense, especialmente en vista del fortalecimiento general de la moneda. Debemos estar atentos a un mayor debilitamiento del EUR/USD: los siguientes niveles principales de apoyo son 1,18 y 1,16.

Aunque la libra esterlina también sucumbió a la debilidad del dólar estadounidense, sus pérdidas fueron moderadas en comparación. Hay menos datos del Reino Unido que puedan influir en el rumbo del mercado esta semana, por lo que lo más probable es que la libra esterlina opere en función del interés del mercado por el dólar estadounidense y el euro. Lo mismo ocurre con los dólares australiano y neozelandés.

El dólar canadiense, por otro lado, sigue rivalizando con el billete verde en cuanto a atractivo. A pesar de la caída del 2% de los precios del petróleo y la inminente decisión sobre los tipos, el par USD/CAD sólo ha registrado pérdidas modestas. Todo apunta a que el Banco de Canadá mantendrá inalterada la política monetaria pero un fortalecimiento de la moneda junto con el rendimiento de los bonos podría ser un problema para el banco central. El despliegue de vacunas también ha sido extremadamente lento en Canadá, lo que retrasa la recuperación. Los datos no han sido terribles: el crecimiento del PIB superó las expectativas en el cuarto trimestre y el informe de empleo del viernes debería mostrar una contratación robusta, pero eso podría no bastar para que el Banco de Canadá prefiera el optimismo frente a la cautela.

Leave a Comment

Your email address will not be published.