El yuan digital de China envía un mensaje; Europa y EE.UU. se duermen al volante

China se dispone a lanzar una moneda digital con planes de dominación
China es la nación más poblada del mundo y tiene la segunda economía más grande. El presidente Xi Jinping planea convertirse en líder mundial. En 2014, los chinos comenzaron a trabajar en una moneda digital nacional, reconociendo el crecimiento potencial de esta creciente clase de activos.

A diferencia de los otras criptomonedas, la versión china está a punto de ser emitida como yuan digital o Pago Electrónico de Moneda Digital (DCEP, por sus siglas en inglés) controlado por el PBOC, el Banco Popular de China, el banco central del gigante asiático. La distribución será a través de un sistema de dos niveles.

El PBOC ha trabajado con bancos centrales de Tailandia, Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong para explorar un sistema transfronterizo de pago de divisas digitales. El grupo está explorando el uso de la tecnología de contabilidad distribuida.

Estados Unidos y Europa se duermen al volante
Mientras tanto, los Gobiernos estadounidense y europeo parecen muy por detrás de China en su adaptación a la evolución del mercado de divisas. La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha calificado el bitcoin como una forma “extremadamente ineficiente” de llevar a cabo transacciones monetarias. Ha destacado el uso de la moneda digital para las “finanzas ilícitas”.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, ha dicho que los bancos centrales no acumularán bitcoin como moneda de reserva y ha destacado lo que ha denominado “negocios curiosos”, subrayando la creciente necesidad de regulaciones.

El control de la oferta monetaria mundial allana el camino hacia los objetivos de China
Un yuan digital no socavará el control de China de la oferta monetaria, ya que el PBOC tendría autoridad sobre ese medio de intercambio. Sin embargo, como el primer país en llevar al mercado una versión digital de su moneda, China mejorará su objetivo de convertirse en la economía líder con una importante influencia global. Un yuan digital que se convierta en la moneda preferida en todo el mundo, incluso fuera de Estados Unidos y Europa, podría afectar sustancialmente a las finanzas internacionales, al tiempo que podría socavar el papel del dólar estadounidense como moneda de reserva global.

La velocidad y la eficiencia de un sistema de pago digital podrían hacer que los productores y consumidores de materias primas de todo el mundo utilicen un yuan digital o un rublo digital cuando aparezcan. China y Rusia son poderosas naciones productoras de materias primas, y la población de China la convierte en el principal consumidor mundial de materias primas. China y Rusia juntos podrían dictar condiciones que apoyen el uso de sus monedas digitales para transacciones internacionales transfronterizas.

El yuan no es una moneda convertible; un yuan digital podría ser otra historia
Uno de los problemas a los que se ha enfrentado China en los últimos años ha sido el equilibrio entre el control de su moneda y permitir que su valor flote libremente, permitiéndole volverse totalmente convertible sin restricciones. El dólar y el euro son monedas libremente convertibles, lo que crea la liquidez necesaria para alcanzar el estatus de moneda de reserva.

Un yuan digital que se convierta en una moneda mundial podría resolver los problemas de control de China. Con el banco central de China, el PBOC, al mando, la moneda digital podría volverse libremente convertible, experimentar los beneficios de la tecnología de contabilidad distribuida y permitir un seguimiento y regulación constantes del flujo de fondos en todo el mundo.

Un dólar digital y un euro criptográfico ya no son un lujo, sino una necesidad
La semana pasada, los precios del bitcoin y el ethereum registraron nuevos máximos, impulsando la capitalización de mercado de la clase de activos de las monedas digitales por encima del nivel de 2.247 billones de dólares.

El gráfico anterior muestra que el bitcoin registró nuevos máximos en 65.520 dólares el 14 de abril y se situó cerca de máximos antes del fin de semana.

Los esfuerzos de China en la creación de una moneda digital envían un mensaje a las instituciones del poder de Estados Unidos y Europa con grandes consecuencias para el futuro del mundo. Un dólar digital y un euro criptográfico que abracen la tecnología blockchain ya no son un lujo sino una necesidad.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *