Fed: Se espera más orientación aunque poca acción en la última reunión de 2020

No es probable que la Reserva Federal siga el ejemplo del Banco Central Europeo cuando se reúnan los responsables de política monetaria esta semana anunciando un gran aumento de las compras de bonos. Es complicado, como ya dijo el BCE, calibrar una cantidad justa para el mercado, ya que los 500.000 millones de euros añadidos sólo cumplieron por poco las expectativas y dejaron decepcionados a los inversores.

Sin embargo, el Comité Federal de Mercado Abierto imitará casi seguro al BCE en cuanto a ofrecer una idea más clara de hacia dónde se dirigen las cosas. El cariz de las observaciones de los miembros del FOMC antes de que comenzara la semana de silencio indicaba que no había consenso en cuanto al aumento de la cantidad o la composición de las compras de bonos, pero sí un consenso cada vez mayor sobre el establecimiento de objetivos.

Año Nuevo, nuevas rotaciones en el FOMC

La Fed también tiene previsto lanzar nuevos gráficos para mostrar el nivel de incertidumbre o riesgo en el Resumen de Proyecciones Económicas que acompaña a la reunión del FOMC cada tres meses. Estos gráficos se publicarán al mismo tiempo que las proyecciones y reemplazarán la explicación escrita de los documentos publicados previamente con las actas tras tres semanas.

No se prevén otros cambios de cara a la última reunión del comité de este año y la última reunión antes de que tome posesión el nuevo presidente. Christopher Waller ha sido confirmado para una de las dos vacantes de la junta de gobernadores a principios de este mes. No es seguro que esté instalado en el cargo a tiempo para la reunión, pero ha estado asistiendo de todos modos como economista jefe de la Fed de San Luis.

Los gobernadores son miembros con derecho a voto permanente del FOMC, y casi siempre siguen la dirección del presidente. El cambio de año marcará la rotación de cuatro presidentes de bancos regionales que se convertirán en miembros con derecho a voto del comité. Ocasionalmente, uno u otro de estos votantes disiente de la tónica general, pero en estos tiempos de tipos de interés cercanos a cero la distinción entre prudentes y agresivos se ha vuelto algo sin sentido y los desacuerdos suelen ser en torno al timing.

El presidente de la Fed de Nueva York también es miembro con derecho a voto permanente debido al papel del banco en la ejecución de la política monetaria. Debido a una peculiaridad histórica, los presidentes de los bancos regionales de Chicago y Cleveland rotan a las posiciones de votantes cada dos años, y los presidentes de los otros nueve bancos rotan cada tres años.

Conforme a la rotación de las posiciones de votación tras la reunión de esta semana, pierden la condición de votantes Patrick Harker, de la Fed de Filadelfia, Robert Kaplan, de Dallas, Neel Kashkari de Minneapolis, y Loretta Mester, de Cleveland. Toman el relevo a finales de enero para 2021 Charles Evans, de la Fed de Chicago, Thomas Barkin, de Richmond, Raphael Bostic, de Atlanta, y Mary Daly, de San Francisco.

Frente a los pronósticos que hablaban de que conste, Kashkari se sitúa en el extremo prudente del espectro, Kaplan es neutral, y Harker y Mester son más bien agresivos. De cara a 2021, Evans y Daly se consideran prudentes, Bostic neutral, y Barkin agresivo. Waller no ha sido clasificado, pero su jefe en la Fed de San Luis, James Bullard, se considera prudente.

Dado que es muy poco probable que Judy Shelton consiga la confirmación, habrá un asiento disponible en el comité que tendrá que llenar el presidente electo, Joseph Biden. Además, el mandato de Jerome Powell como presidente llega hasta febrero de 2022 y es probable que sea renombrado o reemplazado varios meses antes de esa fecha.

Aunque un mandato del comité dura teóricamente 16 años, la mayoría son mucho más cortos, ya que los miembros suelen ser nombrados antes de expirar los anteriores. Hay bastante rotación, dado que los miembros del comité son funcionarios del Gobierno (a diferencia de los presidentes de bancos regionales, cuyos salarios son más elevados), por lo que es probable que Biden tenga otras vacantes que ocupar antes de 2025. El mandato en la junta directiva del vicepresidente Richard Clarida termina en 2022, y otros podrían seguirle.

Además de dirigir la política monetaria, la Fed es el principal regulador bancario de Estados Unidos. Ha sido más lento que otros bancos centrales, como el BCE y el Banco de Inglaterra, a la hora de instar a los bancos a incluir el riesgo climático en sus cálculos.

Pero ahora la Fed está contemplando la inclusión del riesgo climático en los tests de estrés, y esto ha suscitado la oposición de los legisladores republicanos del Congreso. 47 de ellos firmaron una carta a Powell y Randal Quarles, vicepresidente de supervisión, advirtiéndoles contra tal medida, argumentando que estaba “plagada de especulaciones, incoherencias y una gran dependencia de proyecciones a largo plazo que podrían no tener en cuenta adecuadamente el cambio de dinámica del mercado”.

La principal preocupación es que los bancos dejen de prestar a las compañías de combustibles fósiles, y eso podría perjudicar a una economía que todavía necesita estas fuentes de energía. No es una controversia que vaya a desaparecer, pero los mercados probablemente van por delante de la regulación a la hora de forzar el cambio.

Leave a Comment

Your email address will not be published.