Gráfico del día: La libra esterlina, camino de un descenso hacia 1,34

En el momento de redactar estas líneas, la libra esterlina apenas ha registrado variaciones desde el cierre de ayer, situándose en aproximadamente 1,3580. Sin embargo, predecimos que el par de divisas descenderá estos próximos días, cayendo hacia el nivel de 1,34.

Tenemos tres razones para pronosticar esto: dos fundamentales y una tercera técnica.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció el lunes el inicio de un tercer confinamiento nacional a causa de la COVID-19, a partir de hoy. La razón: la nueva variante del coronavirus, que es altamente contagiosa, ha causado un rápido aumento de los casos en todo el país. Sin una orden de confinamiento, el sistema sanitario del país podría colapsar en tres semanas.

Las medidas de confinamiento, sin embargo, asfixian la economía y el pesimismo de los inversores.

Además, la incertidumbre en torno al futuro del sector de los servicios financieros británico está lastrando el par GBP/USD. El sector representa el 7% de la economía del país, pero no estaba cubierto en el acuerdo del Brexit.

La primera razón es obvia para todo el mundo, incluidos los traders minoristas y los consumidores. La segunda razón es menos flagrante, más algo que acecha escondido en la mente de los inversores individuales institucionales e inteligentes.

La razón técnica es más evidente:

El lunes, el par GBP/USD comenzó a operar dentro de un patrón bajista. La libra se disparó un 1,63% en seis horas seguidas, entre las 12:00 y las 5:00 horas (CET).

Esa caída precedía al anuncio de confinamiento de Johnson. Desde que el primer ministro pronunciara las temidas palabras, la libra se fue consolidando y subiendo. Eso ilustra el clásico movimiento de “comprar con los rumores, vender con las noticias”.

Sin embargo, hay más. Creemos que este movimiento de precios aparentemente inocuo oculta un motivo más “agresivo”.

El precio ha subido a lo largo de una formación de bandera ascendente, tras la caída, o el “asta de la bandera”, ya que los vendedores en corto estaban cubriendo sus posiciones, para devolver los contratos a sus brokers. El término “cubrir” en realidad significa “comprar”. Así que, por supuesto, una vez que los vendedores estén fuera de juego —reduciendo la oferta— y compren libras, aumentando así la demanda, el precio subirá.

Sin embargo, si estamos en lo cierto sobre esto, el patrón actual es sólo temporal y la libra reanudará su descenso. Si lo hace, se repetirá la aguda caída anterior una vez que los vendedores en corto hayan terminado de cubrir su rastro.

La libra proporcionó un repunte a la baja, completando la bandera a las 8:00 horas (CET), y en el momento de redactar estas líneas, el precio ha revertido su rumbo. Sin embargo, no creemos que eso sea un repunte viable.

En nuestra opinión, es un “movimiento de retorno”, para volver a probar la integridad del patrón, un término técnico utilizado para indicar un estrangulamiento de posiciones cortas. Hay que tener en cuenta que el precio está justo en la parte inferior de la bandera, que “simplemente apareció” para cumplir con la línea de tendencia ascendente rota. Esto se debe a que los fenómenos técnicos tienden a coincidir, lo que a menudo apunta a los puntos de presión técnicos.

El 7 de diciembre nos posicionábamos al contrario sobre la libra, diciendo que subiría a largo plazo. Si bien ese patrón aún no se ha completado, y podría no hacerlo nunca, no hemos cambiado de opinión. Este post se refiere al corto plazo.

Estrategias de trading
Los traders conservadores esperarán a que la libra caiga por debajo de los mínimos de ayer, para ampliar la tendencia bajista, luego esperarán otro movimiento de retorno, para confirmar la resistencia de la bandera.

Los traders moderados esperarían el mismo patrón, pero para una mejor opción de entrada, más cerca del nivel de resistencia esperado, no para impulsar su fe en la tendencia bajista.

Los traders agresivos podrían posicionarse en corto de inmediato, siempre que tengan en cuenta su riesgo y su objetivo y concluyan que tiene sentido, antes de que decidirse a operar.

Ejemplo de operación
Entrada: 1,3590
Orden de minimización de pérdidas: 1,3610
Riesgo: 20 pips
Objetivo: 1.3490
Recompensa: 100 pips
Relación riesgo-recompensa: 1:5

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *