La vacuna de J&J impulsará la empresa a nuevos máximos históricos

Según la doctora Muriel Jean-Jacques, profesora asistente de Medicina en la Universidad Northwestern, la vacuna recién aprobada de Johnson & Johnson (NYSE:JNJ) tiene dos cualidades que cambian las cosas.

Es de una sola dosis, así que a diferencia de las inoculaciones de coronavirus ya disponibles de Moderna (NASDAQ:MRNA) y Pfizer (NYSE:PFE)/BioNTech (NASDAQ:BNTX), no hay necesidad de una segunda dosis de seguimiento. Además, a diferencia de las otras dos vacunas, la versión de JNJ no requiere una refrigeración especializada, como la necesaria para almacenar las otras vacunas. La inoculación de Johnson & Johnson solo necesita una refrigeración estándar, lo que permite que se envíe y administre en lugares tanto remotos como urbanos de todo el mundo.

Esos factores combinados deberían ser suficientes para mejorar los fundamentales de la empresa. El fabricante de medicamentos dice que va camino de entregar 4 millones de dosis esta semana y otros 100 millones entregados por todo el mundo en junio.

Pero hay otras razones por las que la vacuna de JNJ podría dar un gran impulso a las acciones de la compañía. También se ha demostrado que es eficaz contra variantes como la cepa sudafricana, con una eficacia del 64% en la prevención de enfermedades de moderadas a graves. La inoculación ha demostrado un eficacia del 85% contra los síntomas graves y del 100% en la prevención de la muerte. Otros estudios han demostrado una tasa de eficacia del 72% contra la prevención de enfermedades de moderadas a graves.

También sucede que la administración de la vacuna coincide con una configuración técnica que indica que las acciones están a punto de dispararse.

Las acciones han estado operando en un patrón de cuña descendente, en el que ambas líneas de tendencia se dirigen a la baja, con el tope superior cayendo más rápidamente que el tope inferior. El patrón muestra que, aunque los vendedores han acuerdado vender en niveles cada vez más bajos, los compradores se mantienen en su línea, manteniendo la demanda estable, en relación con el tope superior que se inclina más rápido a la baja, la línea de los vendedores.

Si las expectativas apuntan a un descenso de JNJ, ¿por qué los compradores no muestran el mismo entusiasmo de los vendedores? Si los vendedores están constantemente comprometidos con su precio de venta, ¿por qué entonces los compradores están continuamente dispuestos a pagar el mismo precio, relativamente, en lugar de esperar a que el precio baje antes de invertir?

Los compradores obviamente tienen una visión diferente de las acciones que los vendedores. ¿Por qué será eso? Suponemos que es cuestión de tiempo.

Las acciones han subido un asombroso 30% en menos de tres meses, desde los mínimos del 30 de octubre hasta los máximos históricos del 28 de enero. Las de Johnson & Johnson (NYSE:JNJ) no son acciones atractivas como las de Tesla (NASDAQ:TSLA) o Apple (NASDAQ:AAPL), que se mueven en función del impulso y apelan a los jóvenes comerciantes minoristas. Más bien son acciones tradicionales de primer orden, veteranas que atraen la atención de los jubilados debido a su dividendo constante, pero que por lo demás tienden a moverse lentamente.

Aquellos inversores afortunados que poseen las acciones quieren cobrar sus beneficios. Están vendiendo sus acciones, lastrando el precio. Los compradores que sin embargo no invirtieron durante ese movimiento probablemente están considerando un descenso del 9% desde máximos históricos para una compra en la caída.

Observe que el volumen ha disminuido desde la caída inicial, lo que sugiere que este movimiento no forma parte de la tendencia. Además, hay que tener en cuenta que el volumen ha estado principalmente ofreciendo una imagen de espejo de la acción del precio, cayendo cuando el precio sube y subiendo cuando el precio baja. Esto indica de nuevo hacia dónde se dirige el ímpetu —que es al alza.

Por último, la colocación de la cuña descendente en el gráfico es reveladora.

La caída se produjo tras romper la línea de venta extrema desde el 15 de enero de 2018. La dinámica del mercado tiende a lastrar las acciones tras un repunte al alza, ya que las acciones “vuelven a probar” si el supuesto y nuevo apoyo se mantendrá. Esto puede ocurrir en forma de recogida de beneficios por una combinación de posiciones cortas y largas, como se describía anteriormente. Hay que tener en cuenta que el precio de cierre ha repuntado recientemente justo por encima de la línea de tendencia a largo plazo.

Hay que tener en cuenta también que la cuña no está completa hasta que proporciona un repunte al alza. Eso demostraría que los compradores absorbieron toda la oferta disponible y ahora están dispuestos a aumentar sus ofertas para encontrar nuevos vendedores dispuestos por encima del patrón, lo que establece una reacción en cadena al alza.

Estrategias de trading

Los traders conservadores deberían esperar a que el precio registre nuevos máximos, a continuación, comprar en la caída, tras encontrar apoyo.

Los traders moderados comprarían tras la subida de precios por encima de los máximos registrados el 10 de febrero en 168 dólares, luego esperarían un movimiento de retorno para una mejor opción de entrada, si no para una mayor confirmación.

Los traders agresivos podrían posicionarle en largo después de que el precio penetre en los máximos registrados el 24 de febrero en 164,39 dólares, siempre y cuando operen de acuerdo con un plan de trading preestablecido.

Esto es un ejemplo:

Ejemplo de operación

Entrada: 162 dólares

Orden de minimización de pérdidas: 160 dólares

Riesgo: 2 dólares

Objetivo: 168 dólares

Recompensa: 6 dólares

Relación riesgo-recompensa: 1:3

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *