Las carteras necesitarán una combinación de activos más amplia en 2021

Según el informe de las perspectivas para el año que viene de Allianz Global Investors, aunque los inversores pueden confiar en que para 2021 habrá una vacuna eficaz contra la COVID-19, la trayectoria de la recuperación económica sigue sin estar clara. Se requerirá un conjunto de inversiones más amplio —sin limitarse a las regiones, los sectores y las estrategias que se han comportado bien en los últimos tiempos.

Principales conclusiones:

  • La recuperación de la recesión provocada por la COVID-19 probablemente se estabilizará en 2021, aunque es posible que se supere la tasa de crecimiento mundial prevista del 5%, dependiendo del éxito que alcancen las nuevas vacunas en todo el mundo.
  • Habida cuenta de los estímulos monetarios y fiscales masivos, los inversores sufrirán efectos secundarios (en particular, valoraciones elevadas en varias de las principales clases de activos), lo que enfatiza la necesidad de una cuidadosa selección entre los activos y las regiones.
  • Es necesario buscar un equilibrio general en un mercado de renta variable incierto: la de Europa y Asia puede ofrecer más rentabilidad que la de los mejores valores de EE.UU. en 2020 y es posible que las acciones Value comiencen a recuperar terreno respecto de las de Growth.
  • Los bonos de deuda pública estadounidense a más largo plazo pueden resultar menos atractivos en caso de que la curva de tipos se empine como está previsto; los bonos corporativos, la deuda asiática y los bonos ligados a la inflación ofrecen oportunidades interesantes.
  • Para los inversores institucionales, los mercados no cotizados siguen teniendo potencial – podría darse un aumento del gasto en las infraestructuras en particular, gracias en parte a las medidas de estímulo destinadas a impulsar la actividad económica.
  • La pandemia de la COVID-19 reforzó la importancia de la inversión sostenible; las asociaciones público/privadas, un enfoque en la inversión de impacto y la alineación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU pueden ayudar a los inversores a conseguir un cambio significativo en la vida real a medida que los países abordan cuestiones vitales sobre el medioambiente, la economía y el desarrollo.

Perspectivas macroeconómicas:

La economía mundial se ha recuperado de lo peor de la recesión causada por la COVID-19, a pesar de que algunos países siguen luchando contra el aumento del número de infectados y continúan con medidas de confinamiento. Mucho depende del éxito del despliegue de una vacuna y de tratamientos con fármacos eficaces. Si no se controla la pandemia, las economías podrían tardar años en recuperarse. Esta incertidumbre se refleja en el abanico inusualmente amplio de previsiones de crecimiento para los países de la OCDE, con escenarios para 2021 que oscilan entre el 7% y el -2%.

Los países han utilizado estímulos para combatir el coronavirus, y aunque este respaldo ha sido necesario y útil, puede haber pérdidas económicas con dolorosos efectos secundarios a largo plazo, entre los que se incluyen los elevados precios de los activos en algunos mercados (particularmente evidente en el caso de los bonos de deuda pública y de la renta variable estadounidense), el elevado endeudamiento público y privado y el aumento de la volatilidad de la inflación.

Según Allianz Global Investors, hay cuatro temas a tener en cuenta en 2021:

  1. Una “vuelta a la carga” de la represión financiera y un endeudamiento masivo de los gobiernos podrían elevar los rendimientos a largo plazo.
  2. Las acciones se podrían beneficiar de las noticias positivas sobre el coronavirus, pero el equilibrio y la selección son fundamentales.
  3. Parece probable que el dólar se debilite, lo que beneficiaría a los mercados no estadounidenses.
  4. La inversión sostenible proporciona la visión de largo plazo que los inversores necesitan.

Leave a Comment

Your email address will not be published.