Los bajistas del S&P 500 ceden, los alcistas impulsan los precios

Las acciones de Estados Unidos subieron el lunes y las acciones regionales siguen su ejemplo hoy después de que las preocupaciones de inflación de los traders se calmaran tras las declaraciones de los miembros del FOMC y de que China comenzara a frenar la especulación sobre las materias primas. El S&P 500 abrió al alza y cerró con un alza del 1%, subiendo por tercera de las últimas cuatro jornadas.

El interés por el riesgo de los inversores repunta después de que la decisión del Gobierno chino de amenazar a los líderes de la industria con severas sanciones por la excesiva especulación y la desinformación en el mercado de materias primas persuadiera a los traders de que cualquier inflación como resultado de una subida de los precios de las materias primas se moderaría. Los reguladores de la nación asiática han puesto en marcha un plan quinquenal para mantener los precios bajo control.

Luego, los funcionarios de la Reserva Federal volvieron a encender la chispa en los ojos de los traders al reiterar que los datos actuales no son indicativos del tipo de inflación que pondría fin a una recuperación económica. Aunque la gobernadora de la Reserva Federal, Lael Brainard, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, y James Bullard, de la Fed de San Luis, admiten que, a medida que la economía se vaya reactivando, la creciente demanda interrumpirá las cadenas de suministro y probablemente impulsará los precios en los próximos meses, creen que el actual repunte de la inflación es transitorio pues la demanda acumulada se atemperará y los precios recuperarán el equilibrio.

La noticia ha lastrado el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años por quinta jornada consecutiva, la mayor caída semanal desde septiembre de 2020. El rendimiento había aumentado debido al aumento de la inflación que causó una venta de acciones. Al calmarse las preocupaciones relacionadas con la inflación, los técnicos señalan que el equilibrio entre la oferta y la demanda se está desplazando hacia los compradores.

El precio ha completado una cuña descendente, alcista tras la subida del 10% observada durante las seis semanas entre el 24 de marzo y el 7 de mayo. Los vendedores trataron de forzar la bajada del precio, pero cuando los compradores se negaron, se rindieron, permitiendo que la demanda impulsara el precio más allá del rango de la oferta-demanda.

Este patrón indica una pausa y, por lo tanto, se considera un patrón de continuación. Es decir, una finalización exitosa con un repunte al alza indicaría una reanudación de la tendencia alcista subyacente.

Hay que tener en cuenta que la parte inferior de la cuña, en forma de martillo, proporcionaba un soporte precisamente en la línea alcista desde el fondo de 2020 a la que se le unió la MMD 50. La tasa de cambio (ROC, por sus siglas en inglés) demostró que el impulso está respaldando los precios, ya que se ha revertido.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *