Los mercados no están creyendo demasiado a la Fed

Como un resorte apretado a punto de dispararse es como han quedado los mercados de valores según los inversores tras el comunicado de la Reserva Federal de Estados Unidos durante la sesión del miércoles. Según la Fed, todavía no hay por qué preocuparse por la inflación o la subida de la tasa de rendimiento de los bonos soberanos en Estados Unidos y las proyecciones de crecimiento para este año son alentadoras según el banco central.

La recuperación económica debería mantenerse estable a medida que se avanza con el proceso de vacunación. Aparentemente la Fed está dispuesta a dejar subir la inflación por encima de su objetivo del 2%, temporalmente mientras se estabiliza la economía. Según la Fed, la inflación durante este año podría subir incluso hasta el 2,4% para terminar el año en el 2,2%. Para el próximo año se espera que la inflación baje al 2% y para el 2023 podría subir de nuevo al 2,1%.

Para la Fed, los indicadores de inflación y desempleo están desactualizados y en esta ocasión no hay que temerle a la subida de los precios. Sin embargo, los inversores no están del todo convencidos. Para algunos inversores es difícil creer que la inflación va a bajar del 2,4% al 2,2% hacia finales de este año como dice la Fed. Existe la posibilidad de que si la inflación llega a subir al 2,4%, se podría desbordar desde esos niveles y la Fed quedaría expuesta.

Los mercados no olvidan la última vez cuando Ben Bernanke, expresidente de la Fed tuvo que empezar a subir los tipos de interés cuando la inflación se estaba acelerando. En esa ocasión se produjo una subida de la tasa de rendimiento de los bonos soberanos y los mercados retrocedieron a la baja. El actual presidente de la Fed, Jerome Powell  sigue insistiendo que no hay nada que temer por ahora, pero la reacción de los mercados ha sido diferente.

Debilidad en el mercado laboral estadounidense

Los futuros de bolsa en Estados Unidos también son presionados a la baja por el aumento de solicitudes de subsidio por desempleo. La cantidad de personas solicitando ayuda por desempleo en Estados Unidos aumentó sorpresivamente durante la semana pasada, lo cual aumenta las dudas sobre la recuperación del mercado laboral. Durante la semana antepasada, la lectura de subsidios por desempleo fue de 725.000, pero para la semana pasada la lectura fue de 770.000 personas solicitando ayuda por desempleo.

Por otro lado, algunos economistas mantienen el optimismo sobre la recuperación del mercado laboral estadounidense debido a que el número de nuevos contagios por coronavirus se ha estabilizado y se está avanzando en el proceso de vacunación. Cada día más negocios y empresas están reabriendo sus puertas y eso debería apoyar de nuevo al mercado laboral. Adicionalmente, el reciente paquete de ayuda económica aprobado en el congreso estadounidense debería de contribuir a la recuperación del mercado laboral.

El Banco de Inglaterra, más optimista

A diferencia de la Fed, el Banco de Inglaterra se había mostrado algo preocupado por la recuperación de la economía británica debido a las cuarentenas y restricciones de movilidad. El Banco de Inglaterra no hizo ningún cambio a los tipos de interés ni a su programa de compra de activos, pero se expresó más optimista y espera que la economía británica se recupere más rápido de lo esperado a medida que se va controlando la pandemia.

Trompo (spinning top) en el Dow Jones

Sobre el gráfico semanal del Dow Jones, podemos observar que el índice ha tenido una tendencia alcista bien sostenible desde los mínimos a inicios de la pandemia cuando cayó muy cerca de los 18.000 puntos. Ahora el Dow Jones llega a los 33.000 puntos en donde está teniendo dificultad para continuar subiendo. La vela semanal está en forma de trompo o spinning top y eso es indicación de indecisión en los mercados. Por lo tanto, es posible que el Dow Jones intente retroceder a la baja.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *