Nueva sesión de consolidación en las bolsas

Nueva sesión de consolidación en las bolsas europeas y estadounidenses, en la que sus principales índices cerraron de forma mixta y sin grandes variaciones, con la excepción del Nasdaq Composite, que bajó algo más del 2%, lastrado por el descenso de los valores catalogados como de crecimiento, especialmente por los tecnológicos. En ese sentido, señalar que AYER se produjo una nueva y brusca rotación sectorial en estos mercados. Así, si en las últimas sesiones los inversores habían “apostado” por los valores de corte defensivo y por los tecnológicos, AYER fueron estos valores/sectores los penalizados, mientras que los cíclicos, con los energéticos a la cabeza, favorecidos estos últimos por el brusco repunte del precio del crudo provocado por el cierre momentáneo del canal de Suez -un barco de unos 400 metros de eslora quedó encallado, impidiendo el paso de los muchos petroleros que cruzan el canal a diario-, intentaban recuperar algo del terreno cedido en los últimos días. Es difícil explicar estas bruscas rotaciones sectoriales, que lo único que demuestran, en nuestra opinión, es que, tras las fuertes alzas experimentadas por las bolsas occidentales en los últimos meses, los inversores no tienen muy claro por qué apostar a partir de ahora. Así, a las buenas noticias sobre la eficiencia que están mostrando las vacunas contra el Covid-19 en los países en los que el proceso de inmunización va más avanzado, noticias que animan a pensar que la pandemia podría terminar siendo controlada, lo que favorecería la vuelta a la normalidad y la recuperación económica, se contraponen los recientes rebrotes del virus en muchos países de la Europa continental que, como es “habitual”, van de la mano de nuevas medidas restrictivas a la movilidad y a la actividad de muchas empresas -Francia ha confinado nuevas regiones y Bélgica ha endurecido sus medidas de confinamiento, cerrando nuevamente muchos negocios considerados “no esenciales”-, y el deficiente proceso de vacunación en esta región, que hacen temer por un retraso en el inicio de la recuperación económica y en la pérdida del “verano”, estación en la que muchas empresas tienen puestas sus esperanzas.

En nuestra opinión, y aunque en el corto plazo puedan persistir las dudas, creemos que en el medio/largo plazo serán los valores más ligados al ciclo económico los que saldrán más beneficiados cuando se abran definitivamente las economías. Además, en los próximos meses serán aprobadas nuevas vacunas y las existentes se irán adaptando a las nuevas variantes del virus, por lo que esperamos que la pandemia sea controlada antes de finales del año. Es por todo ello por lo que favoreceríamos en nuestras carteras la presencia de valores industriales, de los relacionados con las materias primas minerales y la energía y de los financieros. Ello no significa que dejemos de lado los valores que presentan en el escenario actual fuertes expectativas de crecimiento de sus resultados, entre los que incluimos muchos del sector tecnológico, como los relacionados directa e indirectamente con los semiconductores, entre otros.

Centrándonos en la sesión de HOY, señalar que esperamos que las bolsas europeas abran en negativo, lastradas por el giro a la baja que experimentaron AYER los principales índices de Wall Street en las últimas horas de la sesión. En este sentido, esperamos que, nuevamente, sean los valores de crecimiento y los tecnológicos los que peor lo hagan durante la jornada, en línea con lo acontecido AYER en las bolsas estadounidenses. Por lo demás, durante la sesión se espera que se dé a conocer el borrador final de la ley por la que la Comisión Europea (CE) pretende justificar su ineficiencia prohibiendo las exportaciones de vacunas desde la Unión Europea (UE) hacia países que, como EEUU, el Reino Unido o Israel, van más avanzados en el proceso de inmunización de su población. Decir, igualmente, que la farmacéutica anglo sueca AstraZeneca (LON:AZN) ha vuelto a presentar los resultados del ensayo de su vacuna realizado en EE.UU. con datos más actualizados, datos que confirman, como desarrollamos en nuestra sección de Economía y Mercados, la alta eficiencia de esta vacuna. Esperemos que este hecho sirva para mejorar su “reputación” en la Europa continental, donde la actuación política y mediática ha dejado muy tocada a una de las vacunas más necesarias en estos momentos para agilizar el proceso de inmunización de la población en los países de la Unión Europea (UE), algo que dudamos vaya a ocurrir, ya que el daño reputacional ha sido profundo, lo que puede provocar que muchos ciudadanos rechacen ser vacunados con ella.

Leave a Comment

Your email address will not be published.