Pendientes de los PMI, sin perder de vista EE.UU.

Por segundo día consecutivo los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron con importantes avances, recuperando de esta forma una parte importante de lo cedido en las últimas dos semanas y situándose la mayoría de ellos, con excepciones como el FTSE Mib italiano y el Ibex-35 español, nuevamente en positivo en lo que va de ejercicio. Es difícil encontrar razones de peso que justifiquen este cambio radical y repentino en el sentimiento de los inversores, sobre todo porque en los últimos días el escenario epidemiológico y las perspectivas macroeconómicas no han variado sustancialmente. Sí es verdad que en EE.UU. y en el Reino Unido el proceso de vacunación va cogiendo ritmo, lo que ha llevado en el primero de estos países a que la cifra de personas que han recibido la primera vacuna contra el Covid-19 haya ya superado al del número “oficial” de personas que se han contagiado del mismo desde el comienzo de la pandemia. Además, las expectativas de contar en unas semanas con otra nueva vacuna, la de Johnson & Johnson (NYSE:JNJ), que presenta una eficiencia más que aceptable, que sólo requiere de una dosis y que tiene importantes ventajas logísticas, al poder guardarse en una nevera normal, hace factible que, al menos en estos dos países, se alcancen los objetivos de inmunización previstos para el verano.

La situación no es igual en la Unión Europea (UE), donde el proceso de inmunización sigue sin arrancar, con sólo el 2% de la población habiendo recibido la primera vacuna. No obstante, los anuncios por parte de varios fabricantes con vacunas ya aprobadas para su uso en la región de que aumentarán su capacidad de producción y la aprobación en los próximos meses de nuevas vacunas, entre ellas la rusa (Sputnik V), que en los ensayos ha mostrado una elevada eficiencia, han mejorado en los últimos días las expectativas de los inversores con relación al proceso de inmunización de la población, expectativas que pueden volver a frustrarse si los políticos se muestran incapaces nuevamente de cumplir con sus promesas.

Además, las expectativas de que el Congreso de EE.UU. apruebe en los próximos meses un nuevo programa fiscal de ayudas son elevadas, dada la intención no disimulada de los demócratas de aprobarla de forma unilateral, lo que también ha contribuido a la mejora del sentimiento de los inversores en los últimos días. AYER mismo, y según The Washington Post, el presidente Biden animó a los congresistas de su partido, el demócrata, a aprobar un “gran” paquete de estímulos. A corto plazo esta posibilidad gusta a los mercados, aunque a largo plazo el fuerte incremento de la deuda pública estadounidense puede terminar pasando factura al potencial de crecimiento de esta economía, algo que en estos momentos sólo parece preocupar a algunos políticos, a unos pocos economistas y a algunos miembros de la Reserva Federal (Fed), que no a todos.

Por último, decir que los resultados de las grandes compañías tecnológicas, a pesar de que el listón había sido puesto muy alto por los analistas, están sorprendiendo gratamente. AYER mismo, y tras el cierre de Wall Street, tanto Alphabet (NASDAQ:GOOGL) (Google) como Amazon (NASDAQ:AMZN), compañía que por primera vez en su historia alcanzó ventas superiores a los 100.000 millones de dólares en un solo trimestre, presentaron unas cifras muy superiores a las esperadas, algo que esta madrugada también ha hecho la alemana Siemens que, además, ha revisado al alza sus expectativas de negocio para 2021. Si hasta el momento los buenos resultados empresariales han pasado algo desapercibidos para unos inversores más centrados en otros temas, a la larga, como ya comentamos AYER, este es un factor muy positivo para la marcha de las bolsas.

HOY esperamos que continúe el buen tono en las bolsas europeas cuando abran por la mañana, aunque esperamos que las alzas sean más moderadas que las de AYER. Habrá que estar muy atentos al comportamiento de la bolsa italiana, ya que la crisis política por la que atraviesa el país parece que ha dado un giro inesperado y para bien. Así, se espera que el presidente de la República, Mattarella, encargue al ex presidente del BCE, Mario Draghi, la formación de un Gobierno de consenso para gestionar la salida de la profunda crisis económica y sanitaria por la que atraviesa el país. Entendemos que los inversores acogerán de forma positiva esta elección y la posibilidad de que se forme en Italia un Ejecutivo menos político e ideológico y más técnico y orientado a la gestión.

Por lo demás, comentar que HOY se publicarán en Europa y en EE.UU. las lecturas finales de enero de los índices adelantados de actividad del sector servicios, los PMIs servicios. Como recordamos siempre, este sector tiene un peso relativo muy superior al de las manufacturas en las economías desarrolladas, además de ser el que se está viendo más penalizado por las fuertes restricciones a la movilidad y a la actividad empresarial implementadas por las distintas autoridades para intentar, que no lograr, contener la expansión del virus. Por tanto, esperamos que estos índices muestren fuertes contracciones de la actividad en el sector servicios en enero en Europa. No así en EE.UU., país donde las restricciones no han sido tan radicales y donde se espera que sólo muestren una cierta ralentización del ritmo de expansión con relación a diciembre.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *