Pendientes de resultados empresariales

Los principales índices europeos cerraron AYER al alza, con la excepción del Dax alemán, que cedió ligeramente al cierre, apoyados en el buen comportamiento de los valores de corte más cíclico, con los relacionados con las materias primas, los cuales se vieron beneficiados por la debilidad del dólar, a la cabeza. También destacó el buen comportamiento de los valores relacionados con el petróleo, beneficiados por la fuerte subida que experimentó el precio de esta materia prima tras conocerse que la Agencia Internacional de la Energía (EIA) había revisado al alza sus expectativas de crecimiento de la demanda para esta materia prima para el ejercicio 2021. Cabe destacar, igualmente, el buen comportamiento de las acciones de LVMH (PA:LVMH) (+2,9% en la sesión), que llevó a la cotización de la compañía europea de mayor capitalización bursátil a marcar un nuevo récord histórico, superando la empresa, además, los EUR 300.000 millones de capitalización. Detrás de este buen comportamiento estuvo la presentación por parte de la compañía de las ventas e ingresos correspondientes al 1T2021, cuyo crecimiento, del 30% interanual, superó con creces lo esperado por los analistas (+17%), gracias a la fortaleza mostrada por el sector del lujo en China y EE.UU. El buen comportamiento de las acciones de LVMH arrastró a todo su sector, que AYER tuvo en conjunto una sesión bursátil muy positiva. También a nivel individual cabe señalar la revalorización que experimentaron AYER las acciones de la compañía alemana del sector tecnológico SAP (NYSE:SAP) -al cierre perdieron gran parte de lo avanzado durante las primeras horas de la jornada-, tras publicar unas buenas cifras trimestrales y revisar al alza sus expectativas de resultados para el ejercicio, algo que basó en la positiva evolución de la demanda que está teniendo su negocio en la nube. En sentido contrario, AYER fueron los sectores de corte más defensivo como el de las utilidades, el de las telecomunicaciones o el de la alimentación los que, junto con el asegurador y el del automóvil, cerraron con los mayores descensos.

En Wall Street la sesión fue claramente de más a menos, con las compañías más ligadas al ciclo económico y los valores catalogados como de “valor” imponiéndose con claridad a los de “crecimiento”, especialmente a los tecnológicos, que AYER cedieron posiciones con fuerza. Los positivos resultados publicados por los bancos apoyaron el comportamiento bursátil del sector, al igual que, como ocurrió en Europa, lo hizo el repunte de los precios del crudo, que cerró el día con una revalorización superior al 4%, que impulsó con fuerza al alza a los valores de este sector. También tuvieron un buen comportamiento durante la jornada los valores relacionados con los materiales y los industriales. Así, AYER, y tras días en los que los valores de “crecimiento” se habían impuesto a los de “valor”, se produjo una nueva rotación sectorial puntual. Las rápidas y puntuales rotaciones sectoriales se han convertido en “norma” en los últimos meses en este mercado, lo que complica sobremanera el diseño de las carteras, al menos en el corto plazo.

HOY esperamos que las bolsas europeas abran sin una tendencia definida, en una nueva sesión en la que los resultados de los grandes bancos estadounidenses volverán a ser la “gran cita” del día. Así, HOY darán a conocer sus cifras trimestrales dos de los mayores bancos comerciales del país: Bank of America (NYSE:BAC) y Citigroup (NYSE:C), aunque no serán las únicas compañías que publicarán sus resultados en Wall Street durante la jornada, ya que también presentarán sus datos trimestrales PepsiCo (NASDAQ:PEP), la aerolínea Delta y el gigante del sector sanitario UnitedHealth (NYSE:UNH), entre otras empresas. Como hemos señalado ya en comentarios anteriores, tan importante como las propias cifras que den a conocer las mencionadas empresas será lo que digan sus gestores sobre el devenir de sus negocios y sobre cómo esperan que la recuperación económica en ciernes beneficie la marcha de los mismos.

Por lo demás, señalar que AYER el presidente de la Reserva Federal (Fed), Powell, que participó en una conferencia en Washington, volvió a insistir en que hasta que no se alcancen los objetivos de inflación y empleo de una forma consistente el banco central estadounidense seguirá manteniendo sus actuales políticas monetarias acomodaticias. No obstante, Powell sugirió AYER que la Fed podría repetir el esquema que siguió en el periodo 2013-2014, cuando comenzó a retirar estímulos, empezando por reducir las compras de activos, algo que siempre precederá al incremento de los tipos de interés oficiales.

Por último, cabe destacar que la agenda macro del día es bastante intensa, sobre todo en EE.UU., donde esta tarde se publicarán, entre otras cifras, las ventas minoristas y la producción industrial del mes de marzo. Recordar que estas variables experimentaron fuertes retrocesos en febrero, como consecuencia del impacto que en la economía de EE.UU. tuvieron las tempestades de nieve y frío que afectaron a gran parte del país. Es por ello y porque el proceso de reapertura económica se ha acelerado en muchos estados, por lo que se espera que ambas variables hayan repuntado con mucha fuerza en el mes de marzo con relación al mes precedente. Cualquier lectura que no cumpla con esta hipótesis sería una “gran” sorpresa para los inversores y podría tener un impacto negativo inmediato en el comportamiento de los mercados de valores estadounidenses durante la sesión.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *